Viajar en motocicleta por Europa: no descuides tu Tarjeta Sanitaria Europea

Siempre que planificamos un viaje en motocicleta por Europa la primera cosa que comprobamos es la ruta a tomar, como es normal. Entonces, prácticamente en el último momento, nos encargamos de que todos nuestros documentos para viajar estén en orden. La documentación de la motocicleta, el carné de conducir, el seguro privado, tal vez un seguro de viaje… Algo que algunos no tienen presente es pedir la Tarjeta Sanitaria Europea.

¿Qué es la tarjeta Sanitaria Europea?

Es un documento individual que nos proporciona el derecho a percibir atención médica a lo largo de nuestra estancia temporal en el espacio económico europeo y en Suiza, Islandia, Noruega y Lieschtentein, con independencia del motivo por el que viajemos a ese país. No es un seguro de viaje, mas nos simplifica todos y cada uno de los trámites que debamos hacer en el momento de percibir asistencia médica.

Y lo que es más esencial, nos asegura que este país de origen va a aceptar los gastos originados por esa asistencia médica dejándonos en condiciones de igualdad que los ciudadanos del país en el que tengamos el accidente.

La Tarjeta Sanitaria Europea no tiene validez si la motivación de nuestro viaje es percibir un tratamiento sanitario, ni tampoco si movemos nuestra vivienda al espacio de otro Estado Miembro, mas es el documento que nos asegura que el abonar nuestra Seguridad Social en Europa nos iguale a cualquier ciudadano de la UE.

¿Quién emite el documento?

La Seguridad Social, en este caso, la de España.

¿Quién la puede pedir?

Cualquiera que tenga el derecho reconocido a la Seguridad Social en España y los adjudicatarios a su cargo que satisfagan los requisitos demandados por la legislación de España y por los Reglamentos Comunitarios de Seguridad Social.

¿De qué manera se pide?

Puede pedirse a través del Servicio de Atención al Ciudadano de la Seguridad Social, o bien personándose en los Centros de Atención y también Información de la Seguridad Social (CAISS), concertando cita anterior al CAISS escogido.

Ciertos asegurados no pueden conseguir la Tarjeta Sanitaria Europea (TSE) por medio de este servicio de Internet, como:

•Los perceptores de posibilidades por desempleo y sus adjudicatarios.

•Los asegurados con contrato de carácter temporal.

•Los asegurados que tienen reconocido el derecho a asistencia sanitaria como personas por límite de ingresos, o bien los que han agotado las posibilidades por desempleo.

•Los adjudicatarios con NIE, y

•Todos aquellos asegurados que deban presentar documentación para exportar el derecho a asistencia sanitaria.

En lo que se refiere a coberturas de cada país y modo de uso, tienes una útil aplicación, accesible para IOS y Android en la que te enseñan su funcionamiento, números telefónicos de interés o bien el modo perfecto de pedir un reembolso de las cantidades pagadas si tuvieses derecho a ello.

Esto es lo que nos afirma el texto de la app:

“Pautas sobre de qué manera usar la Tarjeta sanitaria europea en los veintiocho países de la Unión Europea, Islandia, Liechtenstein, Noruega y Suiza. Se ofrece información general sobre la tarjeta, los teléfonos de urgencia, los tratamientos y costos cubiertos, como la forma de demandar el reembolso y a quién contactar en el caso de que pierda la tarjeta. Libre en veinticinco idiomas y con una alternativa que deja pasar de un idioma a otro con sencillez.

Nota: La tarjeta no se puede producir ni descargar para su empleo. El distribuidor nacional del seguro de enfermedad expide gratis las tarjetas. No reemplaza al seguro de viaje.”

Es conveniente insistir en que la Tarjeta Sanitaria Europea no sirve para utilizar con la sanidad privada, ni es un seguro de viaje. Es el documento que te convierte en usuario con derechos a la asistencia sanitaria por la parte de la Seguridad Social en tu país y, por tanto, aplicable en el resto de la UE. Esto es, no te va a cubrir gastos de repatriación, ni de salvamento, ni otros gastos que asocien como consecuencia del tratamiento médico obtenido, para eso deberás contratar un seguro de viaje.