Prótesis capilar completa hombre: hablemos de su origen

prótesis capilar completa hombre

Generalmente, las llamadas prótesis capilar completa hombre se ven como la mejor opción para cubrir la calvicie. No obstante, para conocer su historia es necesario abordar anacrónicamente el tema.

El uso de la prótesis capilar por el hombre se establece con fines terapéuticos. De hecho, puede mejorar estética y psicológicamente a quienes presenten problemas de calvicie.

Los nacientes indicios de la aparición de este elemento se encuentran en la biografía de Ciro el grande. En esta historia se hace una reseña de lo ostentoso de la cobertura de la cabeza de Atyages al presentarse ante su nieto.

Otros testimonios acerca del uso de las pelucas en la cultura antigua, figuran desde que el gobernador persa Cóndalo exigía que los pobladores llevasen el cabello rapado. Esto con la finalidad de recolectar las cerdas y  elaborar sus postizos.

Por otra parte, en la antigua Egipto fue que se destacó el uso de la peluca como un ícono de dignidad y erotismo. Debido a las altas temperaturas que eran imperantes, se hizo necesario tener la cabeza completamente cubierta de los rayos del sol. Entonces, se  convirtió en una pieza de uso diario para la realeza.

En otras latitudes, como por ejemplo en Roma, las pelucas, los perfumes y otros productos suntuarios fueron un elemento que casi produce la ruina de la misma. Incluso, las mujeres plebeyas con el cabello rubio debían donarlo a la realeza.  Tiempo más tarde, en el siglo XVII en Inglaterra, los Jueces usaban peluquines para dispensar justicia en las salas de los tribunales.

En la actualidad, el hombre que tiene problemas con la caída del cabello usa prótesis capilar como la alternativa para cubrir los lugares despoblados del área en cuestión. En conclusión, desde su aparición, las pelucas han tenido gran importancia y, actualmente, gracias a los avances tecnológicos, se han creado prótesis de alta calidad.

Dentro de la variedad de las prótesis se encuentran: la  semi, que únicamente se pone en una porción del mismo. La completa, que es la que cubre la totalidad del cuero cabelludo y los apliques, que se sitúan en ciertas áreas determinadas. Cualquiera de ellas disimula perfectamente la falta de pelo en las personas; incluso, puede pedirlas a medida y en el color que prefiera.